Conociendo a fondo todas las variantes
del Poker Texas Hold ‘Em

Tipos de Omaha

Aunque el Texas Hold ‘Em sin límite de apuesta es la modalidad de poker que reina en la mayoría de torneos internacionales, algunas de sus variedades también levantan pasiones entre gran cantidad de jugadores en las salas online. La variante más conocida del Texas es el Omaha Hold ‘Em, que introduce el reparto de cuatro cartas de forma privada a cada jugador, con la imprescindible necesidad de usar al menos dos de ellas para formar una mano definitiva.

El Omaha se ha desarrollado por sí solo hasta consolidarse como modalidad de juego alternativa. Esto ha dado lugar a la proliferación de variantes entre los aficionados, entre las que destacan el Omaha Hi y el Omaha Hi-Lo. En el caso del Omaha Hi, los jugadores establecerán previamente un límite de apuesta que puede ser más alto o más bajo en base a la cantidad de dinero que los jugadores están dispuestos a perder en cada mano. Se trata de la variante ideal de Omaha para principiantes, pues pueden existir mesas cuyo límite de apuesta sea cercano a uno o dos euros. El Omaha Hi motiva un juego lento y estratégico, donde un golpe de suerte no puede alterar por sorpresa el resultado final de la partida. O al menos, no alterarlo tanto como en las variantes sin límite de apuesta.

Es el Omaha Hi/Lo dónde se da una vuelta de tuerca radical al concepto central del poker. Esta variante introduce la posibilidad de que dos manos sean ganadoras en la misma ronda, lo que asegura el reparto de bote en muchos momentos del juego. En cada mano puede existir una mano alta y una mano baja. Mientras que las manos altas se deciden de la misma forma que en una partida de poker normal, las manos bajas requieren una serie de características especiales: todas nuestras cartas deben ser menores a nueve, diferentes entre sí y cuanto más bajas, mejor.

Esto hace que la mente de los jugadores tenga que dividirse entre dos posibilidades radicalmente diferentes, y hace mucho más difícil la decisión de retirarse de la mano durante el pre-flop. Los jugadores expertos son capaces de crear partidas de gran tensión, donde una mano de gran calidad puede ser superada por otra aún mejor dentro de la misma ronda. Esto motiva que existan variedades de bote limitado y de bote fijo, siendo las que no cuentan con bote de apuesta las que requieren mayor habilidad y conocimiento del juego para contrarrestar el factor sorpresa.

Difícilmente existirán partidas en las que no se forme ninguna mano reseñable, ya que la posibilidad de que existan dos manos ganadoras, junto a la amplia proliferación de cartas que se reparten, obligan a que al menos un jugador cuente con una mano de calidad. Un jugador experimentado termina aprendiendo a ser conservador, retirándose en aquel momento en el que la jugada no se vislumbra con claridad, y no deja que su emoción mande sobre el tablero cuando obtiene una mano con cartas bajas, como un trío o una doble pareja.